twitter bt2 asociados facebook bt2 asociados
consultoría y asesoría técnica valencia
arquitectos tecnicos valencia bt2 asociados
email contacto bt2 asociados
facebook bt2 asociados
twitter bt2 asociados

PLAN DE EMERGENCIA

Según el artículo 20 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, El Empresario, teniendo en cuenta el tamaño y la actividad de la empresa, así como la posible presencia de personas ajenas a la misma, deberá analizar las posibles situaciones de emergencia y adoptar las medidas necesarias en materia de primeros auxilios, lucha contra incendios y evacuación de los trabajadores, designando para ello al personal encargado de poner en práctica estas medidas y comprobando periódicamente, en su caso, su correcto funcionamiento. El citado personal deberá poseer la formación necesaria, ser suficiente en número y disponer del material adecuado, en función de las circunstancias antes señaladas.”

En virtud del mismo, el Empresario es el responsable de adoptar las medidas necesarias para actuar ante una emergencia que se presente, ya que entre los principios de la acción preventiva se encuentra el de evitar los riesgos. Esto es general para todas las empresas, afecta a todos los trabajadores del centro de trabajo y es de obligado cumplimiento en el ámbito general de la empresa. En concreto, la Ley de Prevención de Riesgos Laborales habla de Plan de Emergencia, Primeros Auxilios e Investigación de Accidentes.

Cualquier tipo de empresa deberá disponer de un Plan de Emergencia, que será más o menos complejo en función del tamaño y la actividad que realice, así como si hay presencia de personas ajenas a la misma. El Plan de Emergencia deberá considerar y prever actuaciones frente a situaciones catastróficas que tengan un mínimo de probabilidad de materializarse.

 

Entre las posibles emergencias que se pueden materializar se encuentran: incendios, inundaciones, amenazas de bomba, fugas de contaminantes u otras, en función de la actividad y ubicación de la empresa.

 

Recae sobre el Empresario la responsabilidad de garantizar la adopción de las medidas necesarias para controlar las situaciones de emergencia que puedan existir en la empresa, y para evacuar a los trabajadores y demás personas ajenas a la misma en caso necesario. Para ello, debe designar al personal encargado de poner en práctica dichas medidas y comprobar periódicamente su correcto funcionamiento.

 

Sobre los Trabajadores de la empresa recaen responsabilidades derivadas del Plan de Emergencia:

 

 

 

El Plan de Emergencia recopila documentalmente el conjunto de medidas de prevención y protección previstas y/o implantadas en la empresa, así como la secuencia de actuaciones a llevar a cabo por el personal ante la aparición de un siniestro. Se persigue de esta forma la optimización de los recursos disponibles para reducir al mínimo los posibles daños personales y los deterioros de las propias instalaciones de la empresa.

 

El Plan de Emergencia se estructura en cuatro documentos:

Documento 1:

EVALUCIÓN DE RIESGOS

Documento 2:

MEDIOS DE PROTECCIÓN

Documento 3:

PLAN DE EMERGENCIA

Documento 4:

IMPLANTACIÓN

 

Documento 1: EVALUACIÓN DE RIESGOS

 

En este documento se deben identificar y evaluar los riesgos presentes en las instalaciones de la empresa que pudieran dar lugar a una emergencia. Dichos riesgos aparecerán localizados en un plano del edificio.

 

Hay que efectuar un análisis de los factores que influyen sobre el riesgo potencial, en especial se describirán:

 

  • Ubicación geográfica de la empresa.
  • Emplazamiento del edificio respecto a su entorno.
  • Características constructivas del edificio.
  • Accesos y salidas del recinto.
  • Situación de los accesos.
  • Ancho de las vías públicas y privadas donde se ubique la empresa.
  • Disponibilidad de medios extintores de protección (hidrantes, BIE…).
  • Localización de los medios exteriores de protección (hidrantes, fuentes de abastecimiento, etc.).
  • Características constructivas y condiciones generales de diseño arquitectónico (vías de evacuación, sectores de incendio, resistencia al fuego de los elementos estructurales...).
  • Actividades que se desarrollan en cada planta del edificio, indicando ubicación y superficies ocupadas por las mismas.
  • Ubicación y características de las instalaciones y servicios.
  • Número y características físicas/psíquicas de los ocupantes.
  • El número máximo de personas a evacuar en cada área.
  • Legislación específica referente al sector de la actividad correspondiente.

 

Hay que evaluar el riesgo de incendio de cada una de las áreas que ocupan las actividades en alto, medio o bajo según su riesgo intrínseco, y en función de la ocupación de personas/m2, superficie de la actividad y altura de los edificios. Asimismo, se evaluarán las condiciones de evacuación de cada planta del edificio como adecuadas o inadecuadas, según se cumpla o no la normativa vigente al respecto, en función de las personas que vayan a utilizar los recorridos de evacuación.

La información recopilada y evaluada del riesgo se plasmará en planos de situación y emplazamiento, donde se sitúe la ubicación de todos los riesgos presentes en el edificio.

 

Documento 2: MEDIOS DE PROTECCIÓN

 

En este documento hay que realizar un inventario y una descripción de los medios técnicos y humanos disponibles para la eliminación de la emergencia o para su control hasta que llegue la Ayuda Externa. Hay que adjuntar también planos que indiquen la ubicación de dichos medios, así como las vías de evacuación.

Medios técnicos:

Se efectuará un inventario de los medios técnicos de los que se disponga para la autoprotección. En particular, se describirán las instalaciones de detección, alarma, extinción de incendios y alumbrados especiales que existan en el centro de trabajo.

También hay que tener en cuenta que, en numerosas ocasiones, existe legislación específica aplicable a la actividad que se desarrolla, dentro de cuyo contenido se especifica la dotación de los medios de lucha contra incendios con que debe contar el centro de trabajo donde se realice dicha actividad.

El Reglamento de Instalaciones de Protección contra Incendios establece las condiciones que deben cumplir los instaladores y mantenedores de las instalaciones de protección contra incendios, las características de las mismas, los requisitos para su instalación, puesta en servicio y mantenimiento y los programas de mantenimiento mínimo a realizar.

 

Medios humanos:

Se efectuará un inventario de los medios humanos disponibles para participar en las acciones de autoprotección. El inventario se efectuará para cada lugar y para cada turno de trabajo, teniendo en cuenta los festivos y los periodos vacacionales.

Planos:

Se realizarán planos por plantas del centro de trabajo que contengan toda la información referente a los medios de protección con que se cuenta y su localización exacta.

 

Documento 3: PLAN DE EMERGENCIA

 

En función de su gravedad, las situaciones se clasificarán, según las dificultades existentes para su control y sus posibles consecuencias, en:  

 

Conato de Emergencia o Preemergencia (nivel 1):

Situación en la que el riesgo o accidente que lo provoca puede ser controlado de forma sencilla y rápida por el personal y los medios de protección presentes en el momento y lugar del incidente.

 

Emergencia Local (nivel 2):

Situación en la que el riesgo o accidente requiere para ser controlado la intervención de los equipos designados e instruidos expresamente para ello. Afecta a una zona del edificio y puede ser necesaria la evacuación parcial o el desalojo de la zona afectada. No afecta ni a sectores colindantes ni a terceras personas.

 

Emergencia General (nivel 3):

Situación en la que el riesgo o accidente pone en peligro la seguridad e integridad física de las personas y es necesario proceder al desalojo o evacuación, abandonando el recinto. Requiere la intervención del Equipo de Alarma y Evacuación y de la Ayuda Externa.

 

 

 

A continuación, se recogen los tipos de riesgo a los que puede estar expuesta la empresa, con el nivel de emergencia que se activará según vaya evolucionando la misma de un nivel de emergencia a otro:

Riesgos Naturales:

 

Riesgo de inundaciones:

La Preemergencia comenzará cuando el servicio de Protección Civil correspondiente declare la situación de alerta. No existe Emergencia Parcial. La Emergencia General comienza cuando empieza a materializarse la inundación.

Riesgo geológico:

La Preemergencia se produce cuando, una vez detectados los primeros síntomas, los técnicos hacen las recomendaciones necesarias para atajar el problema y comienzan a ponerse medios. No suelen existir Emergencias Parciales ni Generales, ya que son procesos relativamente lentos y puede dar tiempo a tomar medidas correctoras

Riesgo sísmico:

No existe ni Preemergencia ni Emergencia Parcial, ya que el terremoto es un fenómeno imprevisible. La Emergencia General se inicia tras el movimiento sísmico, por lo que se tomarán medidas reparadoras.

Riesgos metereológicos:

La Preemergencia comenzará cuando el servicio de Protección Civil correspondiente declare la situación de alerta.

 No existe Emergencia Parcial.

La Emergencia General comienza cuando empieza a materializarse la previsión meteorológica (calor, viento, lluvia...).

 

 

Riesgos Tecnológicos:

 

 

Riesgos industriales:

La Preemergencia vendrá después de cualquier incidente que no haya podido ser controlado. La Emergencia Parcial dependerá de la evolución de la Preemergencia y de la configuración del establecimiento. La falta de control de la emergencia en un lugar determinado llevará a la Emergencia General.

Riesgo nuclear:

Se establece la Emergencia General siempre que se produzca cualquier incidente. (Este riesgo se contemplará cuando en las cercanías del centro de trabajo exista una central nuclear).

 

 

 

 

Riesgos Antropóticos:

 

 

Riesgo de incendio:

La Preemergencia se activa con el conato de incendio. La Emergencia Parcial se produce si no se domina el conato y existen sectores o edificios diferenciados. La Emergencia General se inicia cuando el incendio sobrepasa al sector o edificio donde se produjo el conato inicial. Las medidas que hay que tomar van encaminadas a evacuar a los ocupantes de una forma rápida, ordenada y segura, así como a controlar o extinguir el fuego.

Riesgo de hundimiento:

La Preemergencia son todos los síntomas de deterioro de la edificación    y que, normalmente, se podrían haber reparado en un principio. La Emergencia Parcial sería un hundimiento parcial. La Emergencia General es el colapso de la edificación.

Accidente laboral o enfermedad repentina de una persona:

Se atenderá a la persona o las personas accidentadas y se procederá a la evacuación del herido si fuera necesario.

 

 

En función de la ocupación y los medios humanos existentes, puede ser necesario contemplar distintas situaciones en función del número de personas que haya en el centro de trabajo, como puede ser mañana, tarde o noche, y los días festivos y los periodos vacacionales. Independientemente de esto, el número de personas no modifica las pautas de actuación planificadas, sino el momento en que se debe ordenar la evacuación o el confinamiento.

 

En ocasiones, se pueden tener usuarios con dificultades motoras o dependientes, en cuyo caso los medios humanos deberán adaptarse para atender la situación concreta que se tenga. Por ello, habrá establecimientos que necesiten potenciar el Equipo de Alarma y Evacuación, o asignar cometidos específicos a determinadas personas.

El equipo de Emergencia estará formado por las siguientes figuras:

 

Jefe de Emergencia (JE):

Controlará la actuación de los distintos equipos desde el Centro de Control a la vista de las informaciones que reciba del Jefe de Intervención y avisará a la Ayuda Externa necesaria para el control de la emergencia.

Jefe de Intervención (JI):

Dirigirá las operaciones de extinción en el punto de la emergencia e informará y ejecutará las órdenes que reciba el Jefe de Emergencia.

Equipo de Primera Intervención

(EPI):

Combatirá conatos de incendio con extintores portátiles (medios de primera intervención) en su zona de actuación (planta, sector...).

Equipo de Segunda Intervención

(ESI):

Actuará cuando, dada su gravedad, la emergencia no pueda ser controlada por el Equipo de Primera Intervención y prestará apoyo a la Ayuda Exterior cuando su actuación sea necesaria.

Equipo de Alarma y Evacuación (EAE):

Sus componentes realizan acciones encaminadas a asegurar una evacuación total y ordenada de su sector.

Equipo de primeros Auxilios (EPA):

Prestará los primeros auxilios a los lesionados por la emergencia.

 

 

En este documento hay que definir la secuencia de acciones a desarrollar para el control inicial de la emergencia que pudiera producirse, respondiendo a las preguntas:

 

·         ¿Qué se hará?

·         ¿Quién lo hará?

·         ¿Cuándo lo hará?

·         ¿Cómo lo hará?

·         ¿Dónde lo hará?

 

Se establecerán las acciones a llevar a cabo en cada tipo de emergencia, tanto para el control inicial como en el desarrollo de la misma. Se designarán los responsables de ejecutar dichas acciones, de manera que se garantice la alerta, la alarma, la intervención y la evacuación en caso necesario y de la manera más eficaz posible.

 

 

Documento 4: IMPLANTACIÓN

 

En este documento hay que plasmar la planificación realizada para la divulgación, puesta en funcionamiento y mantenimiento del Plan de Emergencia. Se recogerá el conjunto de medidas a tomar y/o la secuencia de acciones a llevar a cabo para asegurar la eficacia operativa del Plan, ya que esta fase de implantación es clave para la materialización con éxito del Plan de Emergencia en el caso de que sea necesaria su activación.

 

Por ello, hay que designar a las personas que serán responsables de cada una de estas fases:

Programa de Mantenimiento:

Es necesario realizar un programa de mantenimiento e inspección de todas las instalaciones y de los medios de prevención y protección, así como de primeros auxilios, con la periodicidad que marque la Ley, y no sólo porque ésta lo indique, sino porque un mantenimiento preventivo ayuda a que no se produzcan fallos que puedan provocar un incidente o accidente.

 

Las instalaciones habrán de revisarse según indique su manual de instrucciones o la legislación específica que les afecte; los medios de protección contra incendios, como estipule el R.D. 1942/1997, de 5 de noviembre, por el que se aprueba el Reglamento de Instalaciones de protección contra incendios; y el botiquín se revisará periódicamente y se repondrá aquello que se gaste.

 

Así pues, hay que dejar registro de todos los mantenimientos realizados, de qué se ha revisado, quién lo ha hecho y de las incidencias que hayan sido detectadas.

 

Tanto las instalaciones de protección contra incendios, como las que son susceptibles de ocasionarlo, serán sometidas a las condiciones generales de mantenimiento y uso establecidas en la legislación vigente y, si así lo exige esta última, se dotará a la empresa de todas las instalaciones de prevención precisas.

Equipo de Emergencia:

Hay que seleccionar, formar y adiestrar correctamente a los componentes del Equipo de Emergencia. Sus componentes deben:

 

Ø  Estar informados de los riesgos potenciales a que está sometido el centro de trabajo.

Ø  Hacer constar las anomalías que detecten y verificar que han sido subsanadas.

Ø  Tener conocimiento de la existencia y forma de uso de los medios materiales de autoprotección de que se dispone.

Ø  Estar capacitados para suprimir sin demora las causas que puedan provocar cualquier anomalía.

Ø  Combatir las emergencias desde su descubrimiento, aplicando las consignas del Plan de Emergencia.

Ø  Prestar los primeros auxilios a las personas accidentadas.

Ø  Coordinarse con los miembros de otros Equipos para anular los efectos de los posibles incidentes o reducirlos al mínimo.

 

Así pues, habrá que contemplar en la planificación de la formación cursos para los componentes del Equipo de Emergencia y para sus Jefes, con una periodicidad de, al menos, una vez al año.

Simulacros:

Se planificará, al menos una vez al año, un simulacro de emergencia general. Gracias a éste, se podrán detectar los posibles errores de implantación, formación o evacuación existentes y se podrán corregir en el Plan de Emergencia.

Además, con este ejercicio se habituará a todos los trabajadores del Centro de Trabajo a la forma de actuar ante una Emergencia y a cómo se ha establecido en el Plan de Emergencia.

Difusión del Plan de Emergencia:

Hay que difundir el Plan de Emergencia entre todo el personal de la propia empresa, así como a los visitantes y a los usuarios de la misma.

Para ello, se establecerá un programa de formación e información, que indique el contenido que se va a tratar y a quién va a ir dirigido.

Como ejemplo de difusión, se puede entregar a todos los trabajadores información con las consignas generales de autoprotección y colocar carteles con consignas de información para el usuario y el visitante del centro de trabajo, sobre las actuaciones de prevención de los riesgos y sobre el comportamiento a seguir en caso de emergencia.

Investigación de Siniestros:

Siempre que se produzca una emergencia en el lugar de trabajo, hay que investigar las causas que lo originaron y propagaron y las consecuencias del mismo. Hay que analizar, del mismo modo, el comportamiento de las personas y los equipos, y así adoptar las medidas correctoras precisas.

En resumen, hay que elaborar un Programa Anual de Mantenimiento del Plan de Emergencia que comprenda:

 

Ø Formación e información del personal.

Ø Formación e información del Equipo de Emergencia.

Ø Mantenimiento de las instalaciones.

Ø Inspección de seguridad.

Ø Simulacros de Emergencia.

 

Hay que tener claro que un Plan de Emergencia no da la certeza absoluta de eficacia a la hora de su aplicación, ya que la conducta de las personas ante situaciones de peligro es imprevisible. Es muy importante la voluntariedad y el perfil personal de los componentes del Equipo de Emergencia, y debe que- dar claro que nadie debe actuar si para ello ha de arriesgar su vida

 

 

 

 

En bt2 asociados te ayudamos en la elaboración del Plan de Emergencia en función de los riesgos y actividades que dispone tu empresa, la ocupación o la superficie del centro de trabajo. Te apoyamos en la implantación del plan, formación específica, práctica a los integrantes de los equipos de emergencia, información en primeros auxilios, simulacro de emergencia, asesoramiento y desarrollo, análisis y valoración del ejercicio simulado. Disponer de un buen plan contribuye a prevenir y controlar las situaciones de emergencia.

En bt2 asociados disponemos de los medios necesarios para ayudarte en el proceso de elaboración e implantación del plan de emergencia, formando a sus trabajadores, así como en la elaboración de simulacros de emergencia.

 

Disponemos de un equipo técnico preparado y cualificado profesionalmente, con experiencia en la realización de todos los trámites para que obtenga su plan de emergencia de una forma fácil y segura!

¡Todas nuestras tarifas están ajustadas para ofrecer el mejor servicio a un precio competitivo, consúltenos sin compromiso, en Valencia y provincia!

 

Nuestro compromiso marca la diferencia

 

Teléfono / WhatsApp: 646 090 202
Web: 
www.bt2asociados.com

E-mail: info@bt2asociados.com

 

Nuestra oficina se encuentra en Valencia capital, ofrecemos un servicio de elaboración de implantación de planes de emergencia en edificios o locales públicos, en Valencia, así como en todos los municipios de provincia.



  

 

 

 

Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar navegando entendemos que se acepta nuestra política de cookies.
arquitectos tecnicos valencia
confia en arquitectos tecnicos con garantia de calidad
precio arquitectos tecnicos en valencia
ganador proyecto bt2 apertura de locales valencia
Tel: 963 94 47 77
C/ De la Sangre nº 7 , 5º
46002 Valencia